La Ley de Moore

Índice Ampliar

  • ¿Cuál es la ley de Moore?
  • Comprendiendo la Ley de Moore
  • Fondo
  • De la predicción al truismo
  • La Ley de Moore en acción: Tú y yo
  • Cerca de 60 años de edad; todavía fuerte
  • El inminente final de la Ley de Moore
  • ¿Conectado, capacitado para siempre?
  • ¿Creando lo imposible?

¿Cuál es la ley de Moore?

La Ley de Moore se refiere a la percepción de Moore de que el número de transistores en un microchip se duplica cada dos años, aunque el costo de las computadoras se reduce a la mitad. La Ley de Moore establece que podemos esperar que la velocidad y la capacidad de nuestras computadoras aumente cada dos años, y pagaremos menos por ellas. Otro principio de la Ley de Moore afirma que este crecimiento es exponencial.

Comprendiendo la Ley de Moore

En 1965, Gordon E. Moore -cofundador de Intel (NASDAQ: INTC)- postuló que el número de transistores que pueden ser empaquetados en una unidad espacial dada se duplicará aproximadamente cada dos años. Sin embargo, hoy en día, la duplicación de los transistores instalados en los chips de silicio se produce más cerca de cada 18 meses en lugar de cada dos años.

Fondo

Gordon Moore no llamó a su observación “Ley de Moore”, ni se propuso crear una “ley”. Moore hizo esa declaración basándose en las tendencias emergentes en la fabricación de chips en Intel. Eventualmente, la perspicacia de Moore se convirtió en una predicción, que a su vez se convirtió en la regla de oro conocida como la Ley de Moore.

De la predicción al truismo

En los decenios que siguieron a la observación original de Gordon Moore, la Ley de Moore guió a la industria de los semiconductores en la planificación a largo plazo y en el establecimiento de objetivos de investigación y desarrollo (I+D). La Ley de Moore ha sido una fuerza impulsora del cambio tecnológico y social, la productividad y el crecimiento económico que son características de finales del siglo XX y principios del XXI.

La Ley de Moore implica que las computadoras, las máquinas que funcionan con computadoras y la potencia de computación se vuelven más pequeñas, más rápidas y más baratas con el tiempo, ya que los transistores de los circuitos integrados se vuelven más eficientes.

La Ley de Moore en acción: Tú y yo

Tal vez usted ha experimentado (como yo) la necesidad de comprar una nueva computadora o teléfono más a menudo de lo que quería decir cada dos a cuatro años ya sea porque era demasiado lento, no se ejecutaba una nueva aplicación, o por otras razones. Este es un fenómeno de la Ley de Moore que todos conocemos bastante bien.

Cerca de 60 años de edad; todavía fuerte

Más de 50 años después, sentimos el impacto duradero y los beneficios de la Ley de Moore de muchas maneras.

Computación

A medida que los transistores de los circuitos integrados se vuelven más eficientes, las computadoras se vuelven más pequeñas y rápidas. Los chips y transistores son estructuras microscópicas que contienen moléculas de carbono y silicio, que están perfectamente alineadas para mover la electricidad a lo largo del circuito más rápidamente. Cuanto más rápido un microchip procesa las señales eléctricas, más eficiente se vuelve una computadora. El costo de las computadoras de mayor potencia disminuye alrededor de un 30% por año debido a los menores costos de mano de obra.

Electrónica

Prácticamente todas las facetas de una sociedad de alta tecnología se benefician de la Ley de Moore en acción. Los dispositivos móviles, como los teléfonos inteligentes y las tabletas para computadoras no funcionarían sin pequeños procesadores; tampoco lo harían los videojuegos, las hojas de cálculo, los pronósticos meteorológicos precisos y los sistemas de posicionamiento global (GPS).

Todos los sectores se benefician

Además, las computadoras más pequeñas y rápidas mejoran el transporte, la atención de la salud, la educación y la producción de energía, por nombrar sólo algunas de las industrias que han progresado debido al aumento de la potencia de los chips de computadora.

  • La Ley de Moore establece que el número de transistores en un microchip se duplica cada dos años, aunque el costo de las computadoras se reduce a la mitad.
  • En 1965, Gordon E. Moore, el cofundador de Intel, hizo esta observación que se convirtió en la Ley de Moore.
  • Otro principio de la Ley de Moore dice que el crecimiento de los microprocesadores es exponencial.

El inminente final de la Ley de Moore

Los expertos están de acuerdo en que las computadoras deben alcanzar los límites físicos de la Ley de Moore en algún momento de la década de 2020. Las altas temperaturas de los transistores eventualmente harían imposible crear circuitos más pequeños. Esto se debe a que el enfriamiento de los transistores requiere más energía que la cantidad de energía que ya pasa a través de los transistores. En una entrevista de 2005, el propio Moore admitió que su ley “no puede continuar para siempre”. Es la naturaleza de las funciones exponenciales”, dijo, “que finalmente se estrellan contra un muro”.

¿Conectado, capacitado para siempre?

La visión de un futuro infinitamente potenciado e interconectado trae consigo tanto retos como beneficios. La reducción de los transistores ha impulsado los avances en la computación durante más de medio siglo, pero pronto los ingenieros y científicos deben encontrar otras formas de hacer más capaces a las computadoras. En lugar de procesos físicos, las aplicaciones y el software pueden ayudar a mejorar la velocidad y la eficiencia de los ordenadores. La computación en nube, la comunicación inalámbrica, la Internet de las cosas (IO) y la física cuántica pueden desempeñar un papel en el futuro de la innovación tecnológica informática.

A pesar de las crecientes preocupaciones en torno a la privacidad y la seguridad, las ventajas de una tecnología informática cada vez más inteligente pueden ayudar a mantenernos más sanos, más seguros y más productivos a largo plazo.

¿Creando lo imposible?

Tal vez la idea de que la Ley de Moore se acerque a su muerte natural está más dolorosamente presente en los propios fabricantes de chips; ya que estas empresas se enfrentan a la tarea de construir chips cada vez más potentes contra la realidad de las probabilidades físicas. Incluso Intel está compitiendo consigo misma y con su industria para crear lo que en última instancia puede no ser posible.

En 2012, con su procesador de 22 nanómetros (nm), Intel pudo presumir de tener los transistores más pequeños y avanzados del mundo en un producto producido en masa. En 2014, Intel lanzó un chip de 14nm aún más pequeño y potente; y hoy en día, la compañía está luchando por llevar su chip de 10nm al mercado.

Para la perspectiva, un nanómetro es una mil millonésima parte de un metro, más pequeño que la longitud de onda de la luz visible. El diámetro de un átomo oscila entre 0,1 y 0,5 nanómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *