La menor demanda también ha influido en los precios. Las incertidumbres que rodean el crecimiento económico mundial han llevado a una demanda más suave en los EE.UU. y Europa. La ralentización de los principales mercados de uso final del acero

como el automotriz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *